Todo volverá

Hace un tiempo que cada noche me acuesto con la extraña sensación de que se me escapó un día, veinticuatro horas menos en las que mi mente ordenada va cumpliendo necesidades básicas familiares pero sin profundizar en lo más importante.

Siento la necesidad de resetearme y reorganizar las prioridades pero no es fácil, las obligaciones se imponen y al final del día ando justita de fuerza y de paciencia.

Estoy segura que olvido cosas, dejo de ser detallista, no soy agradecida y no reparo en los pequeños detalles pero mi esperanza para este lunes de febrero soleado es pensar que todo volverá y no será tarde.

Quizás demasiadas «silvias» queriéndose alzar con la victoria y el Óscar. Demasiadas «M» (mujer, madre y maestra) conviviendo en el mismo cuerpo y con el mismo nivel de imperfección. Pero sin todas ellas yo no sería quien soy, fueran elegidas por mí en un acto plenamente consciente y deseado, así que bienvenidas sean todas las letras del abecedario.

En este punto de mi camino voy a pedir paciencia y que miren mis zapatos desgastados para que sepan que aunque despacio y con pausas, sigo caminando.

¡Feliz semana, amigos!

Safe Creative #1610170251189

Deja un comentario