Soltando amarras

soltando amarres

Este día lo recordaré por ser el día en qué solté amarras y el día en que empecé un nuevo camino. El día en el que recuperé la consciencia y mis ojos se abrieron a la realidad, realidad que a ratos duele, y a ratos emociona. ¿Qué pasó? A veces no hace falta que pase nada importante para darte cuenta de que habías estado equivocada. Lo sabía, era consciente pero era fácil refugiarse en los recuerdos de la memoria y necesitaba hacerlo.

Hoy cierro un capítulo de mi historia, hoy me despido de las ilusiones que danzan como marionetas conducidas por unas manos expertas. Sigo teniendo ilusiones, las mismas que hace una vida atrás, pero la ilusión de lo que pudo ser, de lo que pudimos vivir, ver o sentir juntos, esa la abandono, dejo que se la lleve el viento y la retiro de mí para siempre. Vivía conmigo desde que tú no estás, se había instalado entre mente y alma haciendo estragos en mi camino.

Emprendo mi camino serena y tranquila con la seguridad que cada vez las distancias son más cortas y el amor más grande.

Te recibo en mi casa con una sonrisa, la que tú me enseñaste a ponerle a la vida pese a los tropiezos y las dificultades. Alejo de mí todo sentimiento de duda y con tus sustantivos y verbos crece en mí cada mañana la semilla de la esperanza.

Por mi ventana las nubes pasan, miran y se van y sé que en una de ellas se marchan los negros y grises de mi vida.

Este verano en cada flor de mi jardín dejaré que derroches tus enseñanzas y sé que hablarás para mí como tú solo lo sabes a hacer, con amor.

Hay lecciones que nos cuestan más de aprender que otras, les deseo que esta sea una de ellas.

¡Feliz semana!

Safe Creative #1610170251189

Deja un comentario