Señales 

Siempre creí en las señales aunque no siempre estuve atenta a ellas y pude interpretar su significado.

Cuando era pequeña aprendí de mi abuelo, un señor de campo, agricultor y jardinero a saber cuando habría tormenta o cuando era el momento adecuado para sembrar.

Esas fueron las primeras señales de las que fui consciente y desde entonces aprendí mucho acerca de la climatología, hasta el punto que mi sección favorita del telediario siempre ha sido la del tiempo.

Después me vi inmersa en algunos cursos relacionados con el tiempo libre y me fascinó aprender acerca de la luna, del uso de la brújula y  de algunas otras señales que nos ofrece la naturaleza.

En la vida adulta las señales que se aparecen ante mí anuncian cambios, nuevas direcciones y otros rumbos que llevan a destinos desconocidos o, tal vez, no, porque creo que en el fondo todos sabemos cual debe ser nuestro fin pero cerramos todos nuestros sentidos por miedo o por inseguridad. Y la vida es tan generosa que nos va mostrando las señales que necesitamos en cada etapa cuando estamos preparados para entenderlas.

Atravieso una etapa en la que todas las señales se convirtieron en certezas, en la que todo quedó interpretado, en la que mi columna empieza a no doler porque  dejó de cargar con lo que no era suyo y en la que mis piernas empezaron a moverse con la maravillosa sensación  de que los pies les acompañarán.

Abrí los sentidos pero lo que me ayudó fue poner mi corazón a disposición de mi destino. Fue un reto nada sencillo pero creo que encontré lo que buscaba aunque las respuestas no fueran las que yo deseaba escuchar.

Tengo muchos motivos para agradecerle a esta vida, éste suma uno más a esa gran lista.

¡Feliz puente!

Safe Creative #1610170251189

1 comentario sobre “Señales 

Deja un comentario