Reto 3: Juez vs Abogado

             

Si algo he aprendido a admirar en las personas es su capacidad para mantener silencio, para callar y dejar que solo el tiempo hable y el viento traiga las respuestas.

Mi padre era un hombre de pocas palabras, de pocos temas de conversación y siempre me intrigaba que corría por su mente y su mirada perdida, nunca pude descubrirlo, esperaré a nuestra próxima oportunidad.

No heredé de él ni el silencio verbal ni el mental, por eso me lo propongo como reto. Si la boca calla lo que la mente piensa, libraremos al mundo entre todos de opiniones que no necesita saber, de críticas destructivas, y de palabras innecesarias, de esas que solo aportan ruido.

Mi reto es dejar de ser un juez de personas o situaciones, para algún día lejano, lo se, ser el abogado de mis enemigos.

¡Feliz semana!

Safe Creative #1610170251189

Deja un comentario