Relativizando el tiempo

Una de las cosas que me ha enseñado la maternidad es a darle un nuevo sentido a la palabra «tiempo». Cuando no tenía hijos me parecía que no me daba la vida para llegar a todo. Cuando tuve a Pequeña Campanilla 1 siempre iba corriendo a todos los sitios y me dejaba cosas por terminar y ahora con Pequeña Campanilla 2 el tiempo es mi bien más preciado.

Hay días que juntar el lavado de cabeza con salir arreglada de casa es casi una heroicidad. Cuando aún no era mamá no caía en estos detalles y veía a las mamás en el supermercado corriendo detrás de sus retoños como si estuvieran en una carrera de fondo. Ahora soy yo esa la que dijo tantas veces que habría cosas que no haría jamás y que hoy baja la cabeza y se pone las zapatillas de correr.

Ser madre es igual a no tener el tiempo que tenías antes pero eso no significa no tener esos pequeños momentos para una misma. Si algo me ha enseñado la terapia es que debemos estar bien y cuidarnos para poder cuidar de otros. Y no me refiero solo a míranos al espejo y vernos guapas, si no a sentirnos bien por dentro y en equilibrio.

Algunas de vosotras acabareis de ser mamá o estaréis próximo a ello y pensaréis que es impensable eso de tener tiempo para cuidarse y al principio es así, los bebés necesitan mucho tiempo y energía de parte nuestra pero poco a poco todo va encajando.

Una de las cosas que he aprendido es a pedir ayuda porque no soy una «superwoman» ni una «supermamá». Hago lo que puedo cada día y de la mejor forma que puedo. Si hoy alzo la voz me reconforto a mí misma diciendo que meses atrás la alzaba más y que estoy en ello, al menos estoy.

Antes o después mis Pequeñas Campanillas volarán y tendré «tiempo» pero invertir casi todo mi tiempo en ellas ahora me llena, me enseña, me ayuda a querer cambiar y mejorar.

¡Feliz día mamás sin tiempo!

Safe Creative #1610170251189

1 comentario sobre “Relativizando el tiempo

Deja un comentario