Pandemia – Confinamiento

Algo más de sesenta días después vuelvo a escribir en el blog. Le he dado muchas vueltas, desde abandonarlo hasta dotarlo de contenido diario. Pero he necesitado de todo este tiempo para aceptar que yo soy sola una, con un camino y que me he topado como todos ustedes con un STOP muy grande. 


La vida me ha dicho “de aquí no pasarás”, “así no” y de cualquier modo no. Y sigo intentando entender este mensaje porque para quienes tenemos pies que vuelan, dejarlos en tierra mucho tiempo resulta abrupto. 


Este tiempo está siendo una etapa de cambio tras cambio y ya saben que de eso no sé. Ha habido que adaptar trabajo, familia y forma de vida. Y en el confinamiento corro más que nunca y mi corazón palpita más rápido de lo que estoy acostumbrada. 


He perdido mi individualidad y me ha costado encontrar mi tiempo. Mi concentración baja aunque las ideas bullen como la olla que repica en mi cocina. Y tener tanto tiempo sin tiempo es desgastante. 


Quiero a mis hijas por encima de mis posibilidades y este tiempo estoy pudiendo disfrutarlas y conocerlas aún más. Pero no me siento peor madre ni persona diciendo que a estas alturas tengo la paciencia limitada y hay días que se hacen eternos. 


Ahora que las medidas están más relajadas y podemos salir a pasear y a hacer deporte, he empezado a caminar como si me persiguiera el lobo de Caperucita porque mi cuerpo empezó a hablarme y a dar signos de alarma, y de esto una ya sabe que no mejora. 


El futuro, la “nueva normalidad”, no sabemos de qué color estará teñido y la incertidumbre es algo que nos desestabiliza, pero si nuestros mayores fueron capaces de empuñar un arma y sufrir una guerra, acaso ¿no seremos nosotros capaces de sobrevivir?


Si, si podremos porque no hay prueba que no podamos resistir y que supere nuestras fuerzas. Podemos tirar la toalla cada día un rato pero al final del día hay que volver a dejarla en su percha sin más. 


He llorado, he reído, me he enfadado, he gritado, me he silenciado, ansiado, desesperado, pero aquí estoy confinada en cuerpo pero no en alma, porque ninguna pandemia puede llevarse lo que soy y lo que no soy, y así como la vida me dice STOP, yo le digo a esta pandemia “aquí no”, “así no” y “conmigo no”. 


Mucha fuerza para todos.

Safe Creative #1610170251189

4 comentarios sobre “Pandemia – Confinamiento

Deja un comentario