Mis sueños míos son

Lo mejor que traen las épocas menos buenas desde un punto de vista cuantitativo es que los aprendizajes son muchos y me traen la posibilidad de reconectar conmigo misma.

Y en estos días en que mi corazoncito anda agitado miro a mi yo interior, repaso cada una de las líneas escritas de mi vida y vuelvo a recordar que tengo sueños por cumplir.

Me encanta soñar despierta, a eso me enseñaron mis padres a soñar y a no dejar escapar ninguno de mis sueños por difíciles o lejanos que parecieran.

Nací con sueños, crecí con sueños y viviré el resto de mis días con ellos. Porque ellos son míos y solos míos. Por encima de cualquier circunstancia y de cualquier persona están ellos esperándome a ser alcanzados.

He hecho realidad los sueños más bonitos de mi vida y quiero conservarlos sea cual sea el lugar en el que me encuentre y sea quien sea el que me quiera acompañar. Si pude lograrlo una vez podré volverlo a hacer.

Nadie tiene el poder de quitarnos nuestra capacidad de soñar. Nadie puede ensombrecer nuestros sueños. Nadie puede apagar nuestra luz. Nosotros tenemos la obligación como seres individuales de mantener vivos nuestros sueños y luchar por ellos, pese a quien le pese, pase lo que pase y esté quien esté.

Ustedes, ¿tienen sueños? Luchen cada día por alcanzarlos, háganlos suyos y no los dejen jamás en las manos de nadie para que nunca puedan sentirse en la cuerda floja de la infelicidad cuando esas manos ajenas no sean capaces de acompañarles para lograrlos porque se cansaron o tiraron la toalla.

Sueñen, sueñen que la vida es maravillosa soñando. Ya saben “sueño soñado”, “sueño cumplido. Palabrita de una soñadora.

Safe Creative #1610170251189

Deja un comentario