Maternidad real

Es suficiente el permiso de maternidad para mujeres con discapacidadAlgunos de ustedes habrían creído que el blog estaba cerrado o que la que escribe se había marchado a cualquier isla del Caribe. Nada más lejos, el motivo de tantos días de silencio es que la maternidad se queda con todas las horas del día y los días de la semana.

Pero aquí estamos para abrir una nueva sección del blog llamada «maternidad real» porque el postureo de algunas redes sociales llega a unos límites en el que parece que todas las madres respondemos a ese «canon» de perfección, de paciencia infinita y de tipazo tras dar a luz. Y aquí detrás de la pantalla se sienta una madre real que no sabe cocinar lentejas, hacer trenzas de raíz, ir vestida con las últimas tendencias y que cuando le hablan de series de televisión pone cara interesante y sale corriendo.

En estos años de maternidad he conocido mujeres mamás de todo tipo; mamás con pareja, sin pareja, con pareja pero solas,mamás por convencimiento, mamás por casualidad, pero jamás conocí una mamá que se haya arrepentido de serlo. Y con esto quiero decir que claro que me gustaría no tener ojeras pero que no me importa tenerlas porque la vida me ha hecho dos regalos y no puedo sentirme más feliz. Hasta en los días más agotadores, en los que mis pies tiran de mí para dejarme caer en la cama, hasta en esos días doy gracias por experimentar ese enamoramiento permanente de mis dos Pequeñas Campanillas.

Así que prometo escribir y escribir mucho acerca de la maternidad pero de la de verdad, de esa que la que se habla en bajito para no ser criticada o juzgada.

Hoy abro una nueva puerta, ¿me acompañan?

¡Les espero!

Safe Creative #1610170251189

Deja un comentario