Las cartas del destino


¿Qué harían si las cartas de su destino estuvieran sobre la mesa al alcance de su vista? ¿Qué harían si supieran exactamente cuál es su misión en la vida, el motivo de su existencia? ¿Qué harían si ese destino no casa con sus ideas, sus expectativas o sus sueños?
¿Podrían ignorar esa información y seguir viviendo como si nada? Y si aceptar su destino supusiera el pasaporte a la felicidad absoluta, ¿podrían siquiera rechazar la oferta sin más?

Y si aceptar, supusiera renunciar a unos cuántas cosas de esas en las que basas una vida, ¿qué harían? Aparcarían todo eso y, ¿seguirían el camino trazado en las cartas?

Conocer es comprender, es aceptar, es decidir. Y si aceptar supusiese que completas tus objetivos, que realmente encuentras a ese «yo» que andabas buscando, que por fin entiendes quién eres tú y quienes son los demás y que con ese cambio puedes acoger a muchos corazones que por alguna razón te necesitan y tú necesitas, ¿harían la vista gorda?

La decisión está sobre la mesa, esperando a ser aceptada pero se necesita un gran coraje para decidir. Una vez aceptada ya no hay vuelta atrás, ya no se puede retroceder. Tal vez puedas convencer al destino que tú mandas sobre él, que tú decides que hacer con tu vida pero en lo más profundo sabes que no tienes el control absoluto sobre todo lo que acontecerá en tu existencia.

Y mientras pienso y medito creo que llegó el momento de despertar aunque eso supongan renuncias personales o quizás vuelva a pedirle al universo una tregua y me comprometa a entregarme a él más tarde, otro día, en otro tiempo.

¡Feliz destino para todos!

Safe Creative #1610170251189

2 comentarios sobre “Las cartas del destino

Deja un comentario