¡Feliz 2018!

A unas horas de despedir a otros 365 días de un nuevo año, me planto después de mucho tiempo, más del deseado, delante del teclado y vengo a ponerle fin al 2017. Y no imagino mejor forma que brindar con todos ustedes por todo lo que viví y por todo lo que me hicieron sentir y no me refiero a los aplausos, sino a las sentidas palabras y a los gestos de cariño.

Y que quieran que les diga si hay días que sus “me gusta” y sus correos fueron la luz que necesitaba. Y como no agradecer a todas y cada una de las personas que se preocuparon por mi silencio de este tiempo. Simplemente hay épocas en las que ser madre, maestra, bloguera y aprendiz de escritora no encaja con las circunstancias del día a día.

Muchos pensarán que éste fue un buen año para mí y así es, claro, lo es porque he intentado que cada día contara y he intentado cargar con la mochila, que contenía cosas buenas y no tan buenas sin perder la sonrisa.

Algunos sueños se han cumplido, otros han quedado aparcados en manos del destino, caídas han habido muchas, tropezones también, lágrimas si, sonrisas, por supuesto, y alguna heridita que necesita tiempo para sanar. Porque aunque las palabras se las lleva el viento, algunas resuenan fuerte generando un eco que ataca el corazón.

Y aquí se nos presenta un nuevo año, al que espero con la misma ilusión y ganas que el anterior, pese a que ha sido un año de muchos cambios, algunos dolorosos, creo que avancé hacia adelante y gané alguna que otra batalla personal.

Brindo por ti 2018, brindo para que mantengas la serenidad en mi, para que me hagas fuerte y para que me ayudes a lograr mis sueños y objetivos.

Te abrazo 2017 por todo lo que me diste, lo bueno y lo regular, por lo que me enseñaste, por tu compañía, por tu paciencia y por haber caminado juntos.

¡Feliz año, señores! Hasta pronto….

Safe Creative #1610170251189

Deja un comentario