El lado bueno de las cosas

Muchas veces me quedo mirando un vaso de agua y me pregunto si lo veo lleno o vacío y hay días que quieren que les diga lo veo más bien justito de agua.

No nos enseñan en el cole a eso de ver el lado bueno de las cosas, a descubrir que hasta los mayores reveses de la vida siempre tienen cosas positivas. Aparecen personas que no esperabas a tenderte la mano o de repente sale sol cuando todo apuntaba que habría lluvia todo el fin de semana. Parece que no podemos disfrutar de algo que nos ha venido fácilmente y parece poco meritorio.

Desde niños crecemos con la idea que todo lo bueno se consigue con mucho esfuerzo y a veces dolor o pérdida. Todos hemos aprendido eso de que «para presumir hay que sufrir», «el que algo quiere algo le cuesta» y cosas similares.

Aquí una que escribe que está intentando reconducir cada situación por el camino de centrarse en lo positivo. Creanme que es un ejercicio que hay que practicar cada día porque si bien la vida nos quita y hay tristezas, siempre, siempre hay otro lado, ese, el bueno, el que aún solo miramos cuando la vida es rosa y lo realmente necesario es verlo cuando el cielo está gris.

Es importante para cada uno pero para aquellos que educamos lo es más porque si desde pequeños les enseñamos a nuestros niños a ver el lado bueno de las cosas a pesar del viento o la lluvia afrontarán cada cambio y cada revés con fuerza, paciencia y tolerancia.

Seguimos aprendiendo…

Safe Creative #1610170251189

Deja un comentario