Celebrando con nuestra Pequeña Campanilla

Creo que aunque algún día cumpla los treinta la seguiremos llamando nuestra Pequeña Campanilla porque los sentimientos que despierta en nosotros son los mismos que el primer día que nos conocimos. En aquel instante de cogerla por primera vez comprendimos muchas cosas pero lo más importante es que cualquier sacrificio y cualquier espera había valido la pena solo por ese momento.

Han pasado cinco años desde aquel 30 de enero de 2013 y no ha sido fácil, no es fácil ahora y no lo será en el futuro porque sabemos que viniste para enseñarnos a golpe de mazo lo que es ser padres. Tu fortaleza, tu rebeldía y tu madurez arrastran, convencen y apasionan.

Me doy cuenta que tu misión es reflejar mis propios defectos para que yo pueda mejorar y entienda las oportunidades que la vida me da. Y necesito que cojas fuerte mi mano para no olvidarlo.

Ese sol que luce alto en el cielo saldrá ya para nosotros cada día desde que naciste y no sé si tú nos elegiste o te elegimos nosotros a ti pero es una suerte estar juntos.

Mi Pequeña Campanilla, mi guerrera incansable que te gana con la palabra y la sonrisa, esa mente que no descansa y cuadricula una vida que se le desborda a cada rato, ¡Felicidades!

Te queremos.

Posdata: conseguiste que hoy venciera una barrera, solo mi amor por ti podía hacerlo.

Safe Creative #1610170251189

Deja un comentario